sábado, 5 de enero de 2008

EL AÑO DE LAS MANIFAS

Por suerte, despedimos ya y nos alejamos de un año cargado de manifestaciones de los más rancios del país por toda la geografía. Por desgracia, nos esperan unas cuantas más, porque es año electoral.
Últimamente, la política en españa gira en torno a ver cuánta gente es capaz de sacar a la calle tal o cual partido, ya sea PSOE ya sea PP-Iglesia. La más reciente de esta serie de manifestaciones es la de la Iglesia en "favor de la familia tradicional cristiana", que traducido viene a ser "en contra de los cerdos maricones y pederastas". Su idea dela familia está tan obsoleta que tienen que recurrir al apoyo de gentuzas como los legionarios de cristo, dirigidos por un sinvergüenza que no puede salir de Mexico porque está acusado de pederastia (¡que casualidad!) o por el Opus Dei (del que mejor no decir nada).
Además, para calentar el ambiente y arengar a los fieles antimaricas que se reunieron en fachalandia, es decir, la Plaza Colon de Madrid, salió el obispote de Tenerife a decir que los menores se lo buscan, que son unos provocadores, que no le extraña que les violen y les toquen sus cositas, que un chavalillo de 13 años va provocando por ahí, etc. No se si esto es que el obispote este simplemente es tonto del culo, que es cortito el pobre, o que intenta justificarse con si mismo por algo que ha hecho o ha sentido deseos de hacer.
Pero de nuevo, lo peor de todo es la reacción de los políticos (porque los ciudadanos, como siempre, perfectos; se esperaban los obispotes que irían millón y medio de feligreses antimaricas, y no creo que hayan ido ni cien mil). El PP, en su linea, alabado sea Dios, Rouco es su enviado, y nosotros hacemos lo que digan con tal de seguir con los votos de los rancios catolicuchos. Y el PSOE, a callar, que viene a ser mejor no hablar del cerdo de Tenerife no sea que también perdamos algún voto, o la posibilidad de adquirir más.
Cada vez que oigo hablar a un obispo, o a un político, más ganas me dan de emigrar a un lugar civilizado, donde no te consideren un enfermo si eres homosexual, o donde no te insulten si eres ateo, o donde puedas llegar al matrimonio sin ser virgen y no te monten una manifestación por pederasta.
Feliz año a todos, espero que nos vaya mejor.

5 comentarios:

Artur dijo...

Qué razón tienes! Este año ya verás la de manifestaciones que va a montar iglesia-pp. Odio ver a estos obispos con arrugas, pómulos que se caen, y gafas cuadradas y gestos de prepotencia manifestándose contra la libertad y algunos derecho humanos. Si Dios existiera, sería Hippie y les mandaba a freir espárragos a estos tocahuevos.
Y... para mí, las manifestaciones del PSOE, me parecen más inteligentes que las de PP. ¿Alguien lo duda? Y ya puesto, los de izquierdas o centro (yo soy un centro raro, es... bueno qué más da!) son más inteligentes que los de derecha. Unos te imponen, otro te lo dicen y si lo coges pues bien. Ai bueno, que me enrollo!

Artur dijo...

Hola otra vez, abriendo google...

http://www.elpais.com/articulo/espana/Zapatero/Nadie/puede/imponer/fe/moral/solo/respeto/leyes/elpepuesp/20080106elpepunac_5/Tes

Siguen con lo suyo.

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Totalmente de acuerdo,Javier.
No nos merecemos a estos individuos.
Abrazos,
Diego

J. Sanz dijo...

A ver si poco a poco vamos madurando y les hacemos ver con tranquilidad que no pintan nada haciendo lo que hacen.
Gracias por vuestros comentarios.

Ezra dijo...

Manifestaciones manipuladas y llenas de drones como aquellas a favor de la familia (como si alguien les prohibiera tener la familia que quieren) son la representación de la estupidez general que reina en este país y como al final los ciudadanos, no somos más que unas marionetas de los de siempre.

A los de aquella manifestación les preguntaría yo: ¿Alguien os prohibe tener la familia que quereis? ¿Alguien os obliga a casaros o a no casaros y a hacer vuestra vida de cierta manera? ¿Entonces por qué pretendeis vosotros hacerlo con los demás?

Vamos, que uno diga una estupidez vale, que varios la digan, lo entiendo, que miles se manifiesten por una estupidez... que mal está la sociedad.