domingo, 13 de enero de 2008

BUROCRACIA I

Vuelvo a los orígenes, y me dispongo a criticar el lento caminar de la burocracia. Empiezo desde el principio, que suele ser lo más apropiado.
Mi amigo y compadre Artur y yo empezamos hace algunos meses a cavilar seriamente un proyecto. Uno más en la larga lista, pero uno de los que más ilusión nos hacía, y de los más ambiciosos. Se trata de la fundación de una jóven orquesta de cámara, un grupo de jóvenes músicos, profesionales, con ánimos de serlo, o simplemente con ganas de aprender unas cuantas cosas sobre la música.
Tenemos casi toda la plantilla completa. Tenemos casi un repertorio muy decente completado, listo para ser ensayado, y tenemos apoyos suficientes por si necesitamos ayuda los que menos sabemos de esto. Incluso fuimos a buscar un lugar para ensayar, al centro cívico de la Rondilla, y nos dijeron que sí, que teníamos una sala para nosotros solos, siempre que la solicitáramos como asociación.
Nuestra intención era, y sigue siendo, la de formar una una asociación sin ánimo de lucro. Vamos a ir este lunes a por los papeles para empezar los trámites, pero por lo que hemos oído por ahí, y creemos que es muy cercano a la realidad, tardaremos de nueve meses a un año.
Esperemos que no esa así. Os mantendré informados, pero deseadme suerte. Y reflexionad si es acertado que unos jóvenes de alrededor de 21 años, que intenten formar una asociación para tocar música clásica y, al fin y al cabo, fomentar o hacer uso de la cultura, tengan que esperar todo ese tiempo para poder usar un centro cívico y optar a subvenciones.

6 comentarios:

Ahypnos dijo...

Si no sois muchos os salía mejor alquilar un local para tocar en plan grupo de rock pero de música clásica... no?

Saludos

J. Sanz dijo...

Seremos unos veinte, pero queremos intentar no tener que gastarnos dinero en ese tipo de cosas. Y un local para veinte músicos con todo el espacio que ocupan los violoncello, el contrabajo, la disposición de todos y cada uno, los atriles... al final sale más caro y menos rentable que cuatro tíos, la batería y el amplificador en un cuchitril de dieciseis metros cuadrados (hablo de memoria recordando el local del grupo de mi hermano).

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Ánimo. Si os puedo ayudar en algo, decídmelo.
Abrazos,
Diego

J. Sanz dijo...

Gracias, Diego. Siempre puede venir bien la ayuda de un músico con experiencia.
Por cierto, este lunes no hemos ido por cuestión de clases (aun todo, seguimos siendo estudiantes, y se acercan los exámenes de la facultad. Pero no os preocupéis, seguimos trabajando. Tenemos ya la invitación de algunos lugares para utilizar sus instalaciones en conciertos, como por ejemplo el instituto Nuñez de Arce.

Artur dijo...

Diego, ¿quizás te atreves a tocar el concierto en La Mayor para piano y Orquesta de Mozart que tocaste antaño en Béjar? jeje. Ojalá consigamos los papeles rápido, porque lo demás está

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Artur: eso está hecho.
Abrazos,
Diego