martes, 15 de enero de 2008

RECOPILANDO REPERTORIO. LA ODISEA DE LOS DERECHOS DE AUTOR

Llevamos un tiempo recogiendo ideas y partituras para nuestro repertorio orquestal. Pero tenemos varias limitaciones.
La primera de todas, nuestra propia formación. Se trata de una orquesta de cuatro violines primeros, cuatro segundos, dos violas, dos violoncellos, un contrabajo, flauta, clarinete, dos oboes, fagot, y dos trompas (aun por determinar). Esto hace que nuestro repertorio fluya sobre todo en la época barroca y clásica. Corremos peligro de convertirnos en una orquesta monotemática, tocando concieros de Vivaldi y sinfonías de Mozart. No es que nos importe eso, porque nos encanta el barroco, y por supuesto Mozart, pero si que queremos que la orquesta nos sirva como lugar de aprendizaje, y eso significa que no podemos reducirnos a un par de estilos, sino que tenemos que adentrarnos en el romanticismo, y en la música más allá del mismo.
Aquí entra en juego el segundo inconveniente. Imaginemos que nos apetece tocar algo de, por ejemplo, Stravinsky, del que varios de los componentes de la orquesta somos ferreos admiradores. Pues tendremos que apoquinar los derechos de autor. Y si nos dá por buscar algo de música española del siglo XX (de la que Diego Fernández Magdaleno es gran conocedor). Pues tendremos que rascarnos el bolsillo.
Hoy no me apetece ser agorero, así que mantenemos la esperanza de que poco a poco podamos solucionar esos problemillas.
Mientras tanto, dejo en el aire a los trompistas que tengan interés, que ls plazas de trompista aun no están cubiertas.
Un saludo a todos, y gracias por los apoyos recibidos, nos viene bien sentir que no estamos solos en el proyecto.

3 comentarios:

Artur dijo...

Podríamos hacer conciertos clandestinos cuando toquemos piezas de compositores actuales... ... ...

José Ángel Gascón dijo...

En fin, espero que tengáis mucha suerte, Sanz, y que el año que viene pueda ir a algún concierto vuestro.
Por cierto, el asunto ese de los derechos de autor me está empezando a tocar los huevos mucho, así que desde ya mismo me ofrezco para hacer trabajillos, digamos, "sucios", todo por el bien de vuestro grupo. No tenéis más que pasarme el nombre y la dirección de quien sea y ya me encargo yo.
Y una última cosa, ¿seguro que os está costando encontrar dos trompas? Porque yo conozco a muchos que después de un par de whiskies ya se la cogen buena (jaja, que agundo me siento hoy, fíjate).

Total, que vuelvo a lo fundamental del asunto: os deseo muchísima suerte, porque lo que hacéis vale la pena (o al menos a mí me gusta que lo hagáis, y con eso ya me vale).

J. Sanz dijo...

Si, Artur, si. Pero no lo digas muy alto, que luego nos buscan.
Ah, Gascón, gracias, quedas invitado a los conciertos, ya sabes. De momento, a ver si nos preparamos, y el curso que viene ya verás que juergas nos vamos a traer orquesta arriba orquesta abajo. Seguramente, un poco de cultura extra la temporada que viene te hará olvidar que has dejado el exótico Chipre para volver al rutinario Valladolid.