miércoles, 19 de diciembre de 2007

¡ARRIBA LAS MANOS!

Esto es un atraco. ¿O quizás debería decir un timo?
Como habréis podido adivinar, me refiero al lío del Canon de la SGAE. A partir de ahora, veo que, cuando una pareja de novios quiera casarse, y contrate a los músicos, no querrá que toquen el Canon de Pachebel, no sea que les infle la factura.
Pues eso, que nos están timando. Pero yo no se de números, así que dejo a otros esa tarea de hacer cuentas. Yo me ocuparé de algo que, a lo mejor, nos ha pasado desapercibido, por estar todos pensando, lógicamente, en el dinero que nos vamos a gastar para satisfacer a los mafiosetes vampirillos de la SGAE.
Y ese algo a lo que me refiero se llama PRESUNCIÓN DE INOCENCIA. No es novedoso que los capos, dones, padrinos y demás camorristas de la Sociedad General de Autores y Timadores de Ejjjpaña trate de modificar a su interes algúnimpuestillo, alguna leyezuela... Pero lo que tratan de hacer ahora es cargarse uno de los pilares de la democracia, y si me apuráis (que me apuraréis), uno de los derechos humanos más importantes: la presunción de inocencia. Lo repito, sí, y no es porque no sepa escribir y no estructure bien mis textos y opiniones. Es que no acabo de creermelo, y tengo que verlo escrito otra vez: se están cargando la presunción de inocencia.
Ya me lo voy creyendo. Lo explico, para los no iniciados. Este derecho nos garantiza que seremos considerados inocentes de cualquier delito hasta que no se demuestre, con pruebas, y fuera de toda duda razonable, que somos culpables. Si os dáis cuenta, está blindado ante posibles errores (que aun así se comenten, que se le va a hacer). Con pruebas y fuera de toda duda razonable. Esto, que ha supuesto la base de la justicia moderna, llega la SGAE y dice: "Esto me jode, que así no puedo ganar más dinero". Y va y se lo carga. Y los peleles que siguen a los mafiosos no son, ¡soprendente!, los grandes capitalistas que se frotan las manos uando ven que el dinerop puede crecer en otro árbol, sino ¡los socialistas!. Qué decepción. Yo que, en mi inocencia, les tomaba por gentes medianamente preocupadas por los intereses económicos de los que más necesitan, veo ahora que se alinéan con Don Ramoncín y sus acólitos.
Así que ahora, para que nos enteremos, todos somos culpables de delitos de piratería y contra la propiedad intelectual, y debemos pagar por ello antes de cometer ese delito.
Pero, ¿qué ocurre si yo, al haber pagado un dinero preventivamente al comprar un cd virgen, o un mp3, resulta que lo uso para guardar mis fotos, mis vídeos, mi música grabada por mi mismo, o una copia de seguridad de un programa informático que he comprado? Pues nada, hombre, la SGAE amablemente te devuelve ese dinero, faltaría más. ¡Huy, perdón! Por un momento se me había olvidado que hablamos de un grupo de ladrones sin escrúpulos y que tienen el concepto de la honradez en la punta del nab... No te lo devuelven, no, se lo quedan, que a ellos les va a resultar más útil, donde va a parar. Ya se inventarán alguna fundación benéfica para ingresarlo y jugar a bolsa, que es muy divertido. Y si pierden dinero porque llega un Gescartera o un Forum cualquiera, pues nada, corren lloriqueando al marionetas de turno que esté en la moncloa, y le dicen: "jooooo, estos inmundos ladrones me han robado el dinero que yo robé primero a los ciudadanos... pagameeeeeeeeee".
Bueno, creo que me he explayado, y por hoy basta de dosis de ironía, que me sale la úlcera mental y tengo que tomarme antiácidos para las neuronas, y aun son las diez menos cuarto de la mañana. Demasiado pronto para indignarme.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¡No al cánon!

Ezra dijo...

No entiendo como se pueden bajar los pantalones con los desgraciados de la SGAE.

J. Sanz dijo...

Yo si lo entiendo, Ezra. Es muy fácil, si eres político. Están todos tan acostumbrados a poner el culo en pompa, que no les supone ningún esfuerzo.

José Ángel Gascón dijo...

Sólo te puedo decir una cosa, Sanz: eso te pasa por confiar en alguien (en este caso en un partido político). Yo, por mi parte, hace tiempo que he dejado a un lado la vieja distinción de "izquierda" y "derecha" por una nueva, más moderna, más productiva, adaptada a los nuevos tiempos: "cabrones" y "supercabrones".

La pregunta que me hago siempre que veo este panorama es: ¿qué pasaría si de repente la mayoría de la población votara en blanco? Creo que valdría la pena verlo.

En fin, supongo que algún día la gente despertará de su letargo y dirá "hasta aquí hemos llegado", que vale ya de corrupción y de que las empresas manejen nuestras vidas. Vale ya de votar a deficientes mentales y a cabrones.

J. Sanz dijo...

Ójala, pero creo que mientras siga habiendo ese fanatismo sectario que lleva a mucha gente a confiar ciegamente en su lider político, será complicado.

CresceNet dijo...

Gostei muito desse post e seu blog é muito interessante, vou passar por aqui sempre =) Depois dá uma passada lá no meu site, que é sobre o CresceNet, espero que goste. O endereço dele é http://www.provedorcrescenet.com . Um abraço.

Artur dijo...

Mi primo Alberto el de celtas cortos, ni ninguno de Celtas no reciben ninguna "ayuda" de la SGAE por la piratería. Se lo quedan todo ellos. Cabrones...