viernes, 16 de mayo de 2008

TRISTEZA

Hoy estoy triste.
No conozco con exactitud las razones, pero las intuyo. Y son tan estúpidas que no me apetece explicarlas aquí.
Baste decir que estoy triste. Camino con zancadas pequeñas, pesadas y lentas, con la cabeza gacha como si en el suelo estuviera la solución a mis problemas.
Me muevo sin fuerzas, como ido, como un zombi en medio de un desierto.
Hay días en los que no merece la pena nada. Es mejor irse a dormir. Al menos en sueños las cosas funcionan como uno quiere, siempre que no sean pesadillas.
Lo dicho, hoy estoy triste.

4 comentarios:

Ahypnos dijo...

Espero que las causas se dispersen, que a día de hoy ya no estén por ahí, o no aparezcan como tan malas como ayer.

Un saludo!

J. Sanz dijo...

Es posible que las causas hayan crecido, pero es algo que no puedo controlar, así que es absurdo intentarlo.

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Querido Javier: un abrazo y mucho ánimo,
Diego

J. Sanz dijo...

Gracias por el apoyo.