lunes, 31 de marzo de 2008

UNA FOTO COLGADA EN LA PARED

Hace un momento he tenido una conversación con una amiga, y hemos hablado de las preguntas que nos hacemos a nosotros mismos. Me ha gustado una: ¿tendrá alguien una foto mía colgada en la pared?
Ya sea como objeto de secreto deseo, ya sea como recuerdo de un amor pasado, o simplemente una foto con unos amigos, o la foto de una orla.
Es una pregunta interesante. Alguien, a buen seguro, tiene en su pared una foto en la que, entre otros, estoy yo. Puede que no me haya visto desde hace años, pero un día mirará la foto y se acordará de aquel chico de Valladolid. Yo lo hago. ¿es quizás una excusa más para dar rienda suelta a la nostalgia? ¿Es una prueba más de que somos seres melancólicos, que miramos al pasado y añoramos lo que fuimos, porque a lo mejor no sabemos lo que somos?
Aun así, es posible que reconforte la idea de que alguien mire una foto colgada en la pared de su habitación y te recuerde. No sirve de nada, lo sé. Pero me reconforta. Seguramente sea más nostálgico y melancólico de lo que yo creía.
Posiblemente.

6 comentarios:

barb michelen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Carito dijo...

Me encantó pensar en eso... Quién tendrá una foto mía en la pared...??
gracias por la reflexión

J. Sanz dijo...

Normalmente quien menos te imaginas.
Te doy la bienvenida, por cierto.

Roger Pembroke dijo...

Nunca me lo había planteado. Bienvenido al club de los melancólicos.

J. Sanz dijo...

Bienhallado.

Artur dijo...

Snif snif! jejejeje. Pues me he puesto a contar y estoy en 2 paredes! En la de Aida (vale la corchera no? jeje) y... en frente del aula del coro! jaja. Y sé que pronto unas 30 personas o más me tendrán en su pared al terminar el curso en mes y medio xD