lunes, 17 de marzo de 2008

QUÉ CHISPA TIENEN ALGUNOS


Algunos os estaréis preguntando ¿qué pasa contigo tío, que no te metes con los curas por lo de los nuevos pecados? Estaba esperando. Suponía que podía tratarse de una inocentada. Deseaba que no fuera cierto, que fuera una macabra broma de estas gentes, tan dadas al sentido del humor un tanto tétrico.
Pero no. No era broma. Nuestros querido amigo el Papa Benedicto XVI ha dicho que ser rico a costa de otros es pecado. He esperado un tiempo para ver si cambiaba de opinión. Pero ha llegado el momento de explayarme en mis críticas.
¿Se les ha ido la pinza? No es que me queje por su iuncongruencia, como se puede ver en la foto, con ese adorable ancianito persigue herejes vestido con su propio peso en oro, plata y telas carísimas. Es que esta gente sale cada dos por tres diciendo que hay que luchar contra la pobreza en el mundo.
Y yo digo... con lo que cuesta solo uno de los anillos que se pone este señor, podría financiar un programa de construcción de hoispitales, o un sistema de riego, o vacunas para medio país en África.
Yo, si fuera católico, me sentiría indignado. No es justo que estos señores representen la herencia de un tipo tan majo como Jesús. Para una vez que dicen algo bueno, como lo de que ser rico A COSTA DE LOS DEMÁS, es pecado, ellos no hacen ni puñetero caso.
Y luego piden que no se ayude a Amnistía Internacional por considerarles pro-abortistas.
Qué chispa tienen algunos.

2 comentarios:

Jose A. Gascon dijo...

Muy cuca la referencia final a Amnistía.... Te lo agradezco :-)
De todas formas, y sin que sirva de precedente, tengo que decir que tu post de hoy (y cuando digo "hoy" me refiero al "hoy" ese que significa "en cuanto he conseguido recuperar la conexión a Internet después de pasarlas putas varios días") no lo comparto por completo. Vamos a ver, desde luego que me repugnan todas las propiedades que tiene la Iglesia, empezando por el simple hecho de que tienen un país para ellos solitos (y que no me vengan ahora con los comentarios acostumbrados de "bah, pero si es muy pequeño" y soplapolleces varias, si para ellos es un hecho tan poco importante, ¿por qué han luchado tanto para mantenerlo?). Pero lo que estás analizando aquí es la presunta incompatibilidad de ese hecho con las declaraciones del Papa, y yo, personalmente, creo que tal y como ellos lo entienden es posible salvarles. El Papa ha puntualizado "a costa de los demás" (por supuesto, en caso contrario estarían completamente jodidos) y tengo que decir, para ser sincero, que el mantenimiento de sus propiedades desde hace muchos años no se puede considerar que ocurra a costa de los demás. Podríamos entender (y yo lo entiendo así, pero comprendo que no todo el mundo lo comparta) que el simple hecho de ser rico ya lo hace a uno culpable de contribuir a la injusticia social, pero algo me dice que no es el caso de la Iglesia. A pesar de que así lo entendiera Jesús, pero esa es otra historia...
Quien contribuye con la Iglesia las más de las veces lo hace voluntariamente, donando una cantidad (variable, dependiendo de su grado de degeneración mental), e incluso aunque sean los gobiernos mismos los que lo hagan en muchos casos, me cuesta verlo como lo ves tú. En el pasado lo hicieron, está claro, y por eso tienen ahora lo que tienen, pero no es el caso ahora.

En fin, tampoco es que me parezca ésta una defensa plausible, y sé que tienes gran parte de razón, pero el caso es que muchas veces siento que no se ataca a la Iglesia por donde se debería, y ésta es una de ellas. De todas formas es sólo una intuición.

J. Sanz dijo...

Como pudiste ver, puse en mayúsculas ese A COSTA DE LOS DEMÁS. Y lo aclaro aquí. La Iglesia no solo tiene sus riquezas y su país propio, sino que posee bancos, que especulan con el dinero de la gente, de los demás, como ocurrió en el caso Gescartera, aquí mismo, en Valladolid. Y sin irnos tan lejos, cada vez que un párroco pasa el cepillo para las limosnas (a mi no me acaban de convencer de que sean para los pobres...), está obteniendo dinero de los demás.
Por otra parte, la ambigüedad que da la declaración es complicada, porque con ese "a costa de los demás" no han aclarado si los demás tienen que estar de acuerdo (donación voluntaria, como tú aludes), o si se puede hacer sin aprobación (manipulaciones, especulaciones, fraudes, pelotazos y negociso varios).
De todas formas me alegro que me matices las cosas que digo, porque puede que peque de obsesión con meterme donde no me llaman.