lunes, 10 de marzo de 2008

GANAN LAS BUENAS MANERAS

Si tuviera que hacer un titular, sería ese: "Ganan las buenas maneras".
A pesar de que tenemos cosas de que lamentarnos (la tendencia cada vez mayor al bipartidismo, o que solo se ha llegado al 70 y poco por ciento de participación), para variar, hoy me voy a quedar con lo bueno.

Siempre he defendido que en política cuentan tanto las maneras como los contenidos. No solo hay que hacer buenas cosas, sino que hay que saber hacerlas con estilo.
Seguramente ninguno de los habituales me negaréis que el contraste entre las maneras de Zapatero y las de Rajoy es algo evidente, grande, tremendo.
Muchos me cuentan que creen que Rajoy es un tipo valioso, un buen político con un buen estilo. No lo dudo. Es posible que tenga unas buenas maneras de hacer política. Pero estos cuatro años no las ha usado. Las razones, las dejo a vuestra elección.
Ha perdido el insulto, la mentira, la difamación, la cara dura, etc. Han perdido éstos que dicen una mentira y la repiten una y otra vez hasta que algunos creen que es verdad. Han perdido Pedro J., Federico, César Vidal, y toda la panda de pseudoperiodistas que quieren manejar el politiqueo con titulares fáciles, directos, y perniciosos.
Creo que he contribuído a que esa gente haya perdido, y estoy orgulloso de ello. Creo que, aunque tenga cosas malas (que las tiene seguro), Zapatero es capaz de hablar sin insultar, de dialogar en vez de imponer, de mirar con respeto a cualquiera. Eso es lo que ha ganado. Y es de las pocas ocasiones en las que me siento orgulloso por algo que ha ocurrido en este Estado, que algunos llaman nación, otros nación de naciones, y otros Gran Nación. Yo no sé si somos o no nación, no se si somos parecidos como para considerarnos paisanos. Pero desde luego, si tener en común que nos gusta la moderación frente a la desfachatez es algo en lo que se fundamenta una supuesta identidad común, yo me apunto a eso.
Un saludo, y enhorabuena.

6 comentarios:

José Ángel Gascón dijo...

¡Jajajajajaja!
¡Yo que pensaba que ya estabas desencantado hasta de tu querido PSOE y ahora me sales con esta, Sanz!

Vale, claro que yo prefería que ganara Zapatero antes de Rajoy, pero "orgulloso" es una palabra demasiado grande para nuestro país... No sé, yo al menos no la he utilizado nunca (y ahora así a bote pronto no consigo imaginarme cómo podría usarla...).

J. Sanz dijo...

Yo me lo estuve pensando un buen rato, pero a veces hay que arriesgarse. Puede (es muy probable) que me arrepienta de haber usado ese término. Pero, qué demonios, hay que darse algún lujo de vez en cuando.

José Ángel Gascón dijo...

Bueno, oye, si te hace ilusión usarlo...
La verdad es que a mí también me gustaría, pero lo he intentado alguna vez y no consigo evitar que me dé la risa tonta.

Por cierto, que no te dije nada: ¡Enhorabuena por la formación del grupo! Te juro que intenté dos o tres veces poner un comentario en el post anterior y no había forma de que se almacenara. Al final lo dejé por imposible.

J. Sanz dijo...

Gracias. Si es un fallo tecnico, que sepas que durante los últimos meses, la informática en todos sus gremios ha acrecentado su conspiración en mi contra.

Artur dijo...

Me quedo con nación de nacionalidades, que hay muchas y variadas, y eso está bien. Eso de que España es de españoles se ha quedado anticuado. Bueno da =, que me alegro que halla ganado ZP y los 4 años hasta el 2012, la intransigencia esté en la oposición y no en el gobierno, menos mal!

Javi, apúntante a juventudes socialistas conmigo!! En el fondo sabes que quieres!

J. Sanz dijo...

En el fondo sabes que no me afiliaría a un partido político. Y en la superficie tembién.
Está bien que lo intentes, pero es en vano. El poder que te da la capacidad de criticar a todo el mundo se reduce con la militancia.
Los partidos políticos pecan de parecerse demasiado a las sectas religiosas.