lunes, 11 de junio de 2007

EL ENTE, LA ESENCIA Y EL SOFÁ II

El tan esperado examen de medieval ha tenido lugar esta mañana entre suspiros. Al principio, al ver las preguntas, suspiros de miedo, y, tras percatarse el profesor de los sudores fríos y la palidez de la piel de los alumnos, suspiros de alivio con las dos preguntas extra.
Si se recuerda, andaba yo preocupado por el ente y la esencia. Pues bien, en primer lugar, conseguí entender a la perfección el problemilla en cuestión. En segundo lugar, no hubo ninguna pregunta explícita sobre el tema.
Como podréis suponer, es algo que en cierta manera me ha irritado. Pero de todas formas, el examen no ha ido mal, así que ahora puedo permitirme abandonar la discusión entre ente y esencia y pasar al sofá, pero no agobiado, sino aliviado.

2 comentarios:

J.A. Gascón dijo...

Pues qué quieres que te diga, a mí no me ha gustado eso de que haya pasado olímpicamente del ente y la esencia y su padre. Con lo que me empezaba a gustar, oye.
En cualquier caso, vaya preguntas... ¿Pero qué repercursiones tuvo la condena de 1277? ¿Alguien lo sabe? Por favor, algún estudiante de Historia o de alguna otra carrera seria, que nos saque de dudas. Aparte de que afectó a Tomasete, ¿qué más ocurrió?

En fin, lo bueno es que ya podemos ponernos a reflexionar libremente y sin presiones sobre la metafísica escolástica, que es lo que todos deseábamos... ¿No? A ver, ya que estamos, que alguien me lo aclare, ¿Duns Escoto creía en la materia espiritual y el hilemorfismo universal sí o no? Aún no he conseguido quitarme esa duda, oyes.

J. Sanz dijo...

Pues no sé qué decirte, yo a Duns Escoto aun no lo conozco bien, tendré que invitarle a un cafetillo, o algo, porque ando algo perdido. Del amigo Escoto solo me sé de verdad lo de la Haecceitas, o cómo demonios se escriba.
Al menos, como dices tú, ya tenemos cancha libre para poder poner a parir... esto... a discutir, las ideas maravillosas (esto va en serio, son interesantes y todo) de nuestro amigüito Tomasillo.