lunes, 22 de octubre de 2007

DE CONFERENCIA A CONFERENCIA, Y TIRO PORQUE ME TOCA

Andamos ahora en la universidad de ciclo de conferencias, las XVI Jornadas Filosóficas, ni más ni menos. Este año las organiza el profesor Fernando Calderón, y tienen el interesante título de "Filosofía y Viajes".
Supongo que hay gente a la que no le gusta viajar, pero yo creo que siempre es un placer, porque no solo descubres lugares y culturas diferentes, sino que amplías tus miras al mundo. Y esto me ha recordado a un momento en el bautizo de mis sobrinas, en el que, tras escuchar el sermón del cura, que no me pareció en absoluto el típico sermón del cura rancio que solo quiere hablar de Dios y de la Iglesia, pensé: "tal y como piensa este buen hombre, tiene que ser un tipo que ha viajado". Luego se lo pregunté, y me dijo que había sido misionero en África, en Uganda y Burundi, concretamente. Comentándolo ayer con mi hermano, coincidimos en que los curas que han ido de misioneros a lugares como estos, se desprenden de sus topicos de seminario y se alejan del mundo lo suficiente como para verlo con perspectiva. Por decirlo a lo mundano, se sacuden la caspa vaticana y ven el mundo cruel que se supone Dios ha creado (la duda tiene que surgirles inevitáblemente).
En una de las conferencias de hoy, concretamente la del Profesor Drouin (si, es francés; no, no hablo francés; si, la he entendido; si, tenía la traducción), se ha mencionado una postura de Rousseau con respecto a los botánicos. Más o menos venía a decir que el botánico que conoce las plantas en un invernadero y que no ha salido de su jardín en Ginebra, tiene menos perspectiva científica (vamos, que sabe menos) que el botánico que ha observado las mismas plantas en su hábitat natural.
Esto me ha llevado, como no, a reflexionar, y ha dado como resultado este post. Realmente, no he sacado ninguna conclusión porque mi reflexión aun no ha terminado, pero lo voy escribiendo por si acaso se me olvida mañana que tengo que seguir cociendome los sesos.
De todas formas, lanzo la pregunta al aire: ¿Sabe más el que más ha leido, o el que más ha vivido? ¿Sabe más el turista, o el viajero?

12 comentarios:

Ezra dijo...

el que más ha vivido y leido, el viajero, porque el turista rara vez aprende nada.

De hecho a mi no me gusta viajar porque la mayoría de las veces lo he hecho de turista.

Será cuestión de cambiar el método de viajar.

José A. Gascón dijo...

Sobre la preguntita, creo que mejor sería que no contestara, porque ni lo tengo claro ni creo que esté bien planteada la pregunta. Aunque tal vez suene ligeramente incorrecto (socialmente hablando), yo estoy convencido de que he aprendido más o menos la misma cantidad de cosas leyendo un buen libro (de lógica, por ejemplo, que eso es imposible aprenderlo viajando) que en mis viajes. Y te aseguro que viajando he aprendido bastante.

Aparte de eso, Sanz, me gustaría hacerte un comentario sobre una cosita que me chirría. ¿Qué quieres decir con eso de que "la duda tiene que surgirles inevitablemente" (a los curas)? Creo que sé por dónde vas, y ya sabes que no estoy en absoluto de acuerdo. Bueno, ya conoces mi opinión sobre Dios y la religión (soy ateo, por si alguien siente curiosidad), pero ¿estás insinuando que al final los curas vislumbran la verdad iluminadora y descubren que Dios no existe? En tal caso, no podría estar más en desacuerdo.

Lo que sí admitiría es que me dijeras que al viajar los curas descubren que hay otro mundo fuera de la sacristía o del obispado o del Vaticano, y se dan cuenta de cuáles son realmente los problemas de la gente. Eso sí. Y un buen ejemplo creo que lo tenemos en América del Sur con la Teología de la Liberación. Pero, ¿dudan estos religiosos de la existencia de Dios? Claro que no. Es más, se aferran a ella con mayor fuerza, porque es lo que les mantiene en pie para luchar. Y yo, qué quieres que te diga, Sanz, no lo comparto pero lo respeto y en algunos casos lo admiro.

Para que me entiendas: Tú y yo podemos tener las creencias que sean (en este caso, el ateísmo), e incluso podemos estar convencidos de que son ciertas, pero de ahí a creer que son evidentes...

José A. Gascón dijo...

Por cierto, ya que estamos con el temita religioso (y con el simple e inocente fin de echarnos unas risas), casualmente ayer me encontré con esto:

http://www.youtube.com/watch?v=RnmBaWy4DJo

Y ya si alguien quiere hacerse una idea de cómo me carcajeé ayer, puede echar un vistazo a esta versión:

http://www.youtube.com/watch?v=A1mce-9Q0oo

Inigualable...

Anónimo dijo...

"De conferencia a conferencia, y tiro porque tengo apetencia". Hay que ser más poéticos,¡hombre!
¿cuando vuelven ustedes a escribir más articulos? ¿y lo literario,Sanz? Sanz, como te llama Gascón. ¿alguién conoce algun blog más de filósofos, o intentos de filósofos?

J. Sanz dijo...

En respuesta a Gascón. La duda que sugería no es la del hecho de la existencia o no de Dios, sino el de la visión que de Dios tienen los sacerdotes, como dices muy bien tú, la visión "de sacristía".
En cuanto al pequepredicador hiperactivo, es la monda, pero si sigue así, a los veinte años afónico perdido.
La segunda versión, muchísimo mejor, donde va a parar.
Y para el anónimo que busca blogs de filosofía, te puedo recomendar alguno suelto por ahí, pero son variaditos en su mayoría, no dedicados en exclusiva a la filosofía:

http://www3.uva.es/filosofia/blogs/index.php?blogId=13

http://laspalabrasdelagua.blogspot.com/

http://konvergencias.blogspot.com/2005/04/salvemos-la-filosofa.html

La verdad, para todo lo demás, google, que es insaciable.

Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Perdona, corrijo: Para todo lo demás: Matercard.

Gracias! google es infinito al cubo,y yo quiero filosofos pucelanos. Gracias de nuevo

José A. Gascón dijo...

Pues si lo que quieres son filósofos pucelanos (casi que me da miedo preguntar por qué...) te recomiendo esto:

http://boulesis.com/

El autor terminó los estudios en la Universidad de Valladolid. Reconozco que no soy asiduo de la web, pero por lo que he visto hasta ahora pinta bien.

José A. Gascón dijo...

Por cierto, estimado anónimo, sólo por curiosidad, ¿hay alguna razón poderosa que te impida escribir tu nombre en el campo "elegir una identidad"? ¿Aún no has terminado de definir tu identidad? ¿O es que prefieres permanecer en el anonimato porque tienes en mente la idea de organizar una quedada para después matarnos a todos?

Anonimísimo dijo...

¿qué es eso del nombre, Gascón?
Mataros a todos sería delicioso, pero mejor de uno en uno. A mí las quedadas no me van, que soy muy timida, y además los filósofos sois muy cameladores.
Por cierto, esa web, a parte de estar muy bien, hecha un ligero tufillo religioso excitante y a la vez desagradable, como la bettersweet sinphony de the verve

José A. Gascón dijo...

Jajajajajaja.
¿Qué es eso de que los filósofos somos cameladores? Ni soy filósofo (más quisiera, o no... No estoy seguro) ni soy camelador (más quisiera, o no... Tampoco estoy seguro).
Por otra parte, después de oír eso de "mataros a todos sería delicioso", casi que prefiero no preguntarte el nombre. Únicamente me incomodaba un poco el hecho de mantener una conversación con alguien a quien me dirijo por el apelativo de "anónimo". Probablemente sea debido a mi vieja fobia a la gente anónima que me habla en tono lacónico y solicita con ansia "filósofos pucelanos". Pero ya lo voy superando, no os preocupéis.

J. Sanz dijo...

A mi me parece interesante el adjetivo de "delicioso". Una visión así del asesinato me hace plantearme mis criterios estéticos.
Me uno a lo de Gascon de no estar seguro de ser o querer ser filósofo. Si estuviéramos seguros no tendría gracia, menudo aburrimiento. En cuanto a lo de cameladores... en ello estamos. También necesitamos tiempo. Gascón para decidir si quiere ser un camelador, y yo para aprender a serlo (ya tengo decidido que sí).
Un saludo desde la identidad para todos los anónimos.

Ahypnos dijo...

Hay algo que te impida leer mientras viajas?